129. Investigación educativa, formación y trabajo docente

Investigación Educativa, formación y trabajo docente   Partimos de la base que la investigación educativa, realizada por las y los educadores desde una perspectiva crítica y transformadora, es una práctica social muy importante para construir conocimientos pedagógicos “sobre” y “desde” la educación y el trabajo docente.  Asimismo, la investigación educativa entendida como dimensión constitutiva del trabajo docente puede significar un aporte muy valioso que puede hacer la docencia en el camino de la construcción de un pensamiento epistémico que permita confrontar con aquellos modelos asentados en ideas mecanicistas de transmisión de saberes y superar la lógica del pensamiento único, teoricista y desentendido de la realidad concreta.  ¿Qué es eso que llamamos investigación educativa? ¿Qué características tiene la investigación educativa cuando la realizan los propios docentes? ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre la práctica de la investigación educativa y la práctica de la enseñanza? ¿Cuáles son los aportes que la investigación educativa puede realizar al ejercicio reflexivo de la práctica educativa y del trabajo docente? ¿Qué potencia formativa tiene la problematización de la realidad educativa cotidiana en el complejo escenario actual? ¿Cuáles son las herramientas que la metodología de investigación puede aportar a este proceso?…


Descripción

Investigación Educativa, formación y trabajo docente

Partimos de la base que la investigación educativa, realizada por las y los educadores desde una perspectiva crítica y transformadora, es una práctica social muy importante para construir conocimientos pedagógicos “sobre” y “desde” la educación y el trabajo docente.

Asimismo, la investigación educativa entendida como dimensión constitutiva del trabajo docente puede significar un aporte muy valioso que puede hacer la docencia en el camino de la construcción de un pensamiento epistémico que permita confrontar con aquellos modelos asentados en ideas mecanicistas de transmisión de saberes y superar la lógica del pensamiento único, teoricista y desentendido de la realidad concreta.

¿Qué es eso que llamamos investigación educativa? ¿Qué características tiene la investigación educativa cuando la realizan los propios docentes? ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre la práctica de la investigación educativa y la práctica de la enseñanza? ¿Cuáles son los aportes que la investigación educativa puede realizar al ejercicio reflexivo de la práctica educativa y del trabajo docente? ¿Qué potencia formativa tiene la problematización de la realidad educativa cotidiana en el complejo escenario actual? ¿Cuáles son las herramientas que la metodología de investigación puede aportar a este proceso?…

Lo procesos educativos requieren tanto de una posición crítica como de una actitud reflexiva que no solo permita dar respuesta a las preguntas y a los problemas, sino también, y fundamentalmente, hacer otras preguntas, las que resulten más apropiadas y necesarias en cada contexto, y que conduzcan a la desnaturalización de la realidad y a la comprensión de las situaciones más complejas. En este sentido, los procesos de investigación educativa pueden aportar mucho.

En el presente contexto, donde las prácticas sociales habituales se encuentran condicionadas y restringidas por la crisis sanitaria que ha provoca la pandemia del coronavirus, se considera de relevancia reflexionar sobre la investigación educativa, el trabajo y la formación docente con la intención de suscitar procesos de formación que se puedan organizar de acuerdo a las condiciones que cada sujeto hoy dispone, teniendo en cuenta las drásticas modificaciones que se han producido en nuestras vidas, en las jornadas de trabajo y en las condiciones laborales y sociales en generales.

La propuesta de formación está pensada como una instancia para reflexionar sobre la investigación educativa pero no en manera abstracta. Por el contrario, se espera promover una reflexión que, anclada en las propias prácticas, permita repensar los modos de producción de conocimientos sobre y desde el trabajo docente. Y el objetivo cognitivo específico es familiarizarse con las características distintivas de la investigación social y educativa que la diferencian de otras prácticas de producción de conocimiento. Como así también reconocer la importancia de los procesos de problematización y construcción de problemas de investigación sobre la realidad educativa.


Autor

Miguel Duhalde: Prof. en Ciencias de la Educación. Magíster en Metodología de la Investigación Científica (UNER). Secretario de Educación de CTERA. Docente e Investigador de la Universidad Autónoma de Entre Ríos. Integrante de la Red ESTRADO y Red DHIE (Docentes que Hacen Investigación Educativa).

Rita Torchio: Pedagoga. Doctorando en Educación (UNR). Docente de "Indagaciones etnográficas, narrativas y (auto)biográficas del campo profesional de la pedagogía" (UMET). Integrante del Colectivo Argentino de Educadoras/es que Hacen Investigación Desde la Escuela.


Duración 10 Semanas
Destinatarios Docentes, Equipos directivos, Supervisores / inspectores, Tutores, Equipos de orientación escolar, Asesores pedagógicos
Oferta formativa Tutorizada
Nivel educativo Formación profesional, Superior Social y Humanística, Inicial, Primario, Secundario, Superior
Contenidos temáticos
Modalidad En línea / virtual

Fechas

Inscripciones: Desde el 21/03/2021 hasta el 16/04/2021

Cursada: Desde el 26/04/2021 hasta el 17/07/2021


Programa

Partimos de la base que la investigación educativa, realizada por las y los educadores desde una perspectiva crítica y transformadora, es una práctica social muy importante para construir conocimientos pedagógicos “sobre” y “desde” la educación y el trabajo docente.

Asimismo, la investigación educativa entendida como dimensión constitutiva del trabajo docente puede significar un aporte muy valioso que puede hacer la docencia en el camino de la construcción de un pensamiento epistémico que permita confrontar con aquellos modelos asentados en ideas mecanicistas de transmisión de saberes y superar la lógica del pensamiento único, teoricista y desentendido de la realidad concreta.

¿Qué es eso que llamamos investigación educativa? ¿Qué características tiene la investigación educativa cuando la realizan los propios docentes? ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre la práctica de la investigación educativa y la práctica de la enseñanza? ¿Cuáles son los aportes que la investigación educativa puede realizar al ejercicio reflexivo de la práctica educativa y del trabajo docente? ¿Qué potencia formativa tiene la problematización de la realidad educativa cotidiana en el complejo escenario actual? ¿Cuáles son las herramientas que la metodología de investigación puede aportar a este proceso?…

Lo procesos educativos requieren tanto de una posición crítica como de una actitud reflexiva que no solo permita dar respuesta a las preguntas y a los problemas, sino también, y fundamentalmente, hacer otras preguntas, las que resulten más apropiadas y necesarias en cada contexto, y que conduzcan a la desnaturalización de la realidad y a la comprensión de las situaciones más complejas. En este sentido, los procesos de investigación educativa pueden aportar mucho.

En el presente contexto, donde las prácticas sociales habituales se encuentran condicionadas y restringidas por la crisis sanitaria que ha provoca la pandemia del coronavirus, se considera de relevancia reflexionar sobre la investigación educativa, el trabajo y la formación docente con la intención de suscitar procesos de formación que se puedan organizar de acuerdo a las condiciones que cada sujeto hoy dispone, teniendo en cuenta las drásticas modificaciones que se han producido en nuestras vidas, en las jornadas de trabajo y en las condiciones laborales y sociales en generales.

La propuesta de formación está pensada como una instancia para reflexionar sobre la investigación educativa pero no en manera abstracta. Por el contrario, se espera promover una reflexión que, anclada en las propias prácticas, permita repensar los modos de producción de conocimientos sobre y desde el trabajo docente. Y el objetivo cognitivo específico es familiarizarse con las características distintivas de la investigación social y educativa que la diferencian de otras prácticas de producción de conocimiento. Como así también reconocer la importancia de los procesos de problematización y construcción de problemas de investigación sobre la realidad educativa.

Contenidos

Eje temático 1: Debate epistemológico, teórico y metodológico

Clase 1
Aspectos epistemológicos en el proceso de investigación social y educativa. Los paradigmas hegemónicos y las trayectorias científicas alternativas. Las cuestiones del/os método/s y los modos de descubrimiento/creación y validación del conocimiento.

Clase 2
Investigación socioeducativa, formación y trabajo docente. Contextos sociales e institucionales. Vida cotidiana escolar. Práctica docente, práctica pedagógica e investigación.


Eje temático 2: Problematización de los contextos y perspectivas de los docentes que hacen investigación desde la escuela

Clase 3
La complejidad del mundo socioeducativo como objeto de conocimiento. La construcción social de las situaciones problemáticas y de los objetos-problemas. El lugar de la teoría y el estado de debate (antecedentes).

Clase 4
La investigación cualitativa, la mirada a la escuela en clave hermenéutica y los distintos enfoques de investigación: enfoques etnográfico y socioantropológico; investigación participativa; sistematización del trabajo docente; narrativas y documentación pedagógica.

Clase 5
Investigar desde o sobre la escuela la escuela. El docente-investigador. Políticas educativas de investigación y formación docente. Organización de alternativas. El trabajado en red y la conformación de colectivos de educadores como alternativas de formación docente.